Nuevas Propuestas para el control de parásitos internos

Nuestro país está localizado en la región tropical, con unas condiciones de temperatura y humedad que favorecen el desarrollo , la supervivencia y la propagación de los parásitos durante la mayor parte del año, sin embargo es importante anotar que no siempre estos factores están a favor de la vida del parásito; en las épocas secas, por ejemplo, se disminuyen las formas larvarias en estado libre, situación que nos permite hacer programas estratégicos con un uso racional de los productos antiparasitarios.

De acuerdo con lo anterior es importante tener en cuenta lo siguiente:
Es normal que los bovinos en pastoreo tengan parásitos.
El objetivo no es tener animales libres de parásitos
La meta es impedir que se presente la enfermedad clínica y evitar en la producción (Marquez, D.)
Los parásitos mantienen su establecimiento y sus generaciones a través del tiempo mediante dos fases:
fase parasitaria, la cual se desarrolla dentro del animal
Fase libre, la cual se desarrolla en las paredes de diferentes estados larvarios, entre ellos su estado infectante.
La población libre está muy influenciada por la temperatura y la húmeda, siendo las lluvias y su distribución, las que determinan, en mayor medida, la presencia de las larvas infectantes en los pastos.
Estudios epidemiológicos en diferentes regiones de clima tropical concluyen que, en los periodos de mayor distribución de lluvias, es más elevado el número de larvas infectantes en las praderas y más baja la carga parasitaria en los bovinos, mientras que en épocas secas la población de larvas infectantes en las praderas es baja y la carga parasitaria en los animales es alta (Grisi,L.)
Con base en este punto se recomienda el siguiente programa:
Hacer un tratamiento al principio de la época de lluvias, con el fin de bajar la población de parásitos en los animales, se reduce la eliminación de huevos, se disminuye el número de larvas y la contaminación en las praderas al inicio del invierno con una menor re infestación.

Realizar un segundo tratamiento al inicio del verano, bajar nuevamente la carga parasitaria en los animales, así se reduce la excreción de huevos y hay un menor número de larvas en los pastos, esto agregado al efecto que produce la alta temperatura para disminuir la supervivencia larvaria, da como resultado final una reducción de la población libre de parásitos en las praderas y una menor contaminación de los animales.

Fuente:

Encuentranos en






Tel: 3167700

servicioalcliente@ivanagro.com

CR 43A # 11 B - 145

Av. EL poblado - Medellín.

Síguenos en

Log in