Neosporosis y sus riesgos en la preñez en bovinos

La neosporosis es una de las más importantes causas de aborto infeccioso en bovinos a lo largo de el mundo. La transmisión puede ocurrir horizontalmente por ingestión de ooquistes de Neospora caninum
arrojado por hospedadores definitivos (es decir, caninos), o a través de la migración de parásitos durante el embarazo al feto (transmisión vertical) que es generalmente aceptado como el método principal de transmisión en bovinos.

Cuando una vaca de cualquier edad infecta a su feto a través de la placenta pueden ocurrir tres situaciones:

Que la vaca aborte y este sea el único signo clínico perceptible. El aborto se puede presentar en cualquier periodo de la gestación; sin embargo, es más frecuente en el segundo tercio de la gestación.

No necesariamente en todos los casos se presentará el aborto, sino que aproximadamente el 95 % de becerros parasitados que llegan a nacer serán aparentemente saludables pero persistentemente infectados. El mayor problema de las becerras persistentemente infectadas es que cuando queden gestantes, los parásitos alojados en sus tejidos se reactivan y se presenta la transmisión vertical nuevamente, por lo cual también tendrán el riesgo de abortar.

Sólo un bajo porcentaje de becerros infectados que nacen, aproximadamente el 5 %, presenta signos clínicos nerviosos como miembros flexionados o hiperextendidos, lo cual provocará dificultad para levantarse, desplazarse y alimentarse, apariencia asimétrica de los ojos u ojos saltones entre otros

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos Relacionados

Adjunta tu hoja de vida

¡TRABAJA CON NOSOTROS!

× ¿Cómo puedo ayudarte?